Aceitunada

aceitunada

Que la provincia de Jaén cuente con su propia bandera es algo que no me disgusta, sobre todo si eso ayuda a crear o reforzar una identidad cómo es la de sentirse orgulloso de ser de Jaén por igual, de un extremo a otro de esta provincia tan pintoresca como es la nuestra. Porque francamente, párense a reflexionar si se parecen en algo uno de Siles y un torrecampeño, o uno de Pozo Alcón con un arjonero. Poco o nada en común, pero tanto los unos como los otros son de la misma tierra.

  Pero la bandera que como tal pretende la Diputación que sea nuestra enseña provincial no me termina de convencer. Aún no se ha izado en el mástil del balcón de la Plaza de San Francisco y ya ondea con polémica en el sentir de los jienenses. De un lado porque muchas voces apuntan que se ha pegado un pisotón  a una bandera provincial que como tal existe y de otro porque en el diseño de la misma no se atiende a criterios heráldicos lógicos, pero sobre todo por el color verde aceitoso que a nadie gusta y que únicamente se fundamenta en que es verde porque verde son los olivos de Jaén y por eso algunos ya se refieren a ella como la bandera aceitunada.

   Ni yo he visto hasta ahora la supuesta bandera provincial que sí aparece desde hace mucho tiempo en la Wikipedia, ni tengo el más mínimo conocimiento de heráldica, pero sí les reconozco que la bandera nueva o inventada es prácticamente la misma que la de la Tuna Universitaria de Distrito de Jaén, y esto si que lo digo con conocimiento de causa, y si no, aguarden al Lunes Santo en la Merced para fijarse bien. Salvando distancias y exceptuando el detalle de la figura del Santo Rostro en el medio…la bandera es prácticamente la misma.Y esa bandera no es nueva pues data de inicios de los noventa.

   Quizás, precisamente, el hecho de inventarse una bandera cuando nadie lo ha pedido es una de las razones que más han motivado la polémica que se ha suscitado, sobre todo teniendo en cuenta que la aprobación de la misma llega justo en el momento en el que el paro bajo en toda España y en Jaén en cambio sube. De esta forma, un gesto que en otro momento a lo mejor se hubiera recibido con simpatía ha provocado rechazo e indignación.

  La provincia de Jaén, en estos momentos no necesita una bandera que nos identifique a todos y nos haga sentirnos orgullosos de ser de donde somos si cuando salimos a la calle vemos, como yo con mis propios ojos he visto, a gorrillas (que nunca ha habido) en las inmediaciones del hospital junto al que vivo. A un coche blanco con un cartón pegado con fixo al techo, aparentando ser un taxi cutre y precario ofreciendo un servicio que no es profesional, o una furgoneta anunciando fruta a viva voz por el Gran Eje mientras los dependientes de una tienda de barrio de toda la vida lo observan resignados desde su comercio si es que aún sobrevive y no ha colgado el cartel de se vende o se alquila.

Publicado hoy en el Diario Viva Jaén

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s