La guitarra más especial

PACO DE LUCIAweb

El ensayo iba tocando a su fin, y por alguna razón aquel día varios compañeros, mayores, de la rondalla del colegio ocuparon la parte central de la sala mientras los profesores rogaban máxima atención. Se hizo el silencio y despacio, muy despacio, unos comenzaron a bordonear y el resto a acompañarles con el ritmo. Los más pequeños nos quedamos atónitos ante aquello que estábamos escuchando, que en nada se parecía al chin chin pum al que estábamos acostumbrados en aquellas guitarras que a nuestros escasos ocho o nueve años ocultaban nuestros menudos cuerpos porque eran casi más grandes que nosotros.

   Pocos meses después, de casualidad, descubrí una cinta de cassette de Paco de Lucía en una estantería de mi casa. La curiosidad me llevó a querer escucharla y me llevé una sorpresa enorme cuando empezó a sonar “Entre dos aguas” y reconocí rápidamente que se trataba de aquella canción que me había fascinado algún tiempo atrás oyéndosela, a su modo, a los más mayores del Colegio. A partir de aquel momento raro era el día que no dedicaba algunos minutos a escuchar la canción una y otra vez, rebobinando la cinta hacia el principio…

   No sólo descubrí una canción impresionante. También a un músico que me resultaba enigmático, porque acompañándose simplemente de una guitarra creaba una música mágica y al que poco a poco fui admirando. Quizás en eso tenga mucho que ver el hecho que cada año por Navidad justo antes de entrar en el Puerto de Algeciras, el monumento a Paco de Lucía que entonces se encontraba en la Avenida de la Constitución, marcaba el fin del viaje. Aquel monumento me impresionaba tanto entonces como ahora, en su actual ubicación dando la bienvenida a quienes vienen de Tarifa, situado en un pedestal enorme que realza aún más su figura justo en el rincón donde nace Europa, donde en las mismas aguas, se saludan dos continentes tan cercanos como diferentes, unidos a mi tierra materna, que es Ceuta, por el estrecho.

  Lo admiré, y me he quedado con ganas de haberlo visto en directo. Del concierto que dio en Granada hace unos años, aquellos que lo vieron todavía nos siguen dando envidia. Paco de Lucía se ha ido en la víspera del día de Andalucía, y en Algeciras quizás sea de los sitios donde más arraigado encuentro ese sentimiento y prueba de ello es que siempre sonaba el último día de feria en su Coso de Las Palomas.

  La vida me dio la oportunidad de conocer una ciudad (porque tiene mucho de ciudad) más allá del puerto de su bahía y al recorrerla, del Rinconcillo hasta la playa de Getares, la figura de Paco de Lucía se hace omnipresente  en cada rincón. Los “especiales”, veneraban con orgullo a quien universalizó el flamenco a través de la guitarra y en su despedida, atravesando la Plaza Alta hacia la Iglesia de la Virgen de la Palma los algecireños han dado una lección de cómo se despide a un genio universal. El último adiós a la guitarra más “especial”.

Publicado hoy en el Diario Viva Jaén

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s