Música Maestro

Vilchez

Cebrián, Sapena y Vílchez. Terna de oro de la música en Jaén que dejó una huella profunda en la historia de la banda de música municipal. Por la labor de cada uno y por su legado, en forma de pentagramas para deleite de nuestros sentidos.

   Ellos no nacieron en Jaén. Emilio Cebrián era de Toledo, José Sapena de Alicante y Manuel Vílchez es natural de Jaén y a nuestra tierra dedicaron parte de su obra, no en vano de Cebrián es nuestro himno o la marcha dedicada al “Abuelo” y de Sapena el himno dedicado al Real Jaén.

   Pero si por algo quisiera destacarlos es porque en nuestro Coso de La Alameda cada temporada desde lo alto del tendido 7 la Banda Municipal interpreta una gran cantidad de pasodobles cuya autoría se debe a estos tres maestros. De eso, pocas plazas de toros, pocas aficiones, pueden presumir.

   “Churumbelerías” y “Ragón Falez” son dos pasodobles de Cebrián que incluso han traspasado nuestras fronteras y resuenan en las plazas de toros de América. El segundo encierra una particular y singular historia al estar dedicado a una señorita llamada Rafaela González, y el título del mismo es un juego de palabras con su nombre.

   De Sapena “Jaén Taurino”, del que precisamente tomé nombre para mi programa de radio, “Alameda Coso”, que bien podría ser el más idóneo al iniciar el paseíllo en Jaén…digo yo, o el dedicado al diestro Juan Tirado.

  Y de esta terna, sin duda, Manuel Vílchez el más prolífico de todos ellos en este campo al ser autor de una cantidad ingente de pasodobles inspirados en la Fiesta de los Toros, desde matadores de toros de la provincia a críticos taurinos como Alfredo Margarito o simples aficionados como mi buen amigo Salvador Santoro, quien más sabe de pasodobles – sin duda alguna- y que goza cada año por San Agustín escuchando el pasodoble que lleva su nombre al sonar en el Coso de Santa Margarita.

  Cada octubre, en la medida de lo posible y como antesala a San Lucas el Círculo Cultural Taurino de Jaén procura organizar un concierto de pasodobles toreros. Este año no fue menos, sólo que se le añadió el aliciente de un homenaje rotundo al Maestro Vílchez al ser nombrado Socio de Honor de la entidad, con el prólogo de una magistral conferencia de Sebastián Cabrera.

  Estuve allí, no quise perdérmelo. Con sencillez se consiguió un acto brillante y muy taurino, brotando del patio del Palacio del Condestable sones de las composiciones del Maestro Vílchez que alcanzaban el cielo de Jaén, contagiando a cada uno de los presentes la sensibilidad de quien ha sabido plasmar en la música aquello que siente.

   Permítanme en esta semana en la que por Santa Cecilia el viernes los músicos celebran su día, mi recuerdo a tres hombres que hicieron grande a Jaén a través de la música, y mi aplauso, especial, a quien en el Coso de La Alameda tantas tardes desde pequeño oí que una voz anónima desde el tendido le gritaba ¡ Música Maestro! A Don Manuel Vílchez.

Publicado hoy en el Diario Viva Jaén

Foto: Juande Gómez

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s