Diez años después

universidadwen

Hoy, y mañana, y pasado, nuestra Universidad dará la bienvenida a quienes en ella debutan tras dejar atrás el bachillerato. Mi hermana se encuentra entre ese tropel de alumnos de nuevo ingreso que hasta bien pasada la Feria de San Lucas no terminarán de orientarse en Las Lagunillas, ni saber en qué consiste esto de la Universidad.

   Hace ahora diez años en esa misma situación uno se encontraba. Ignoro si ella siente en estos días lo mismo que yo por entonces, que no era otra cosa que ilusión y ganas de abrir una nueva etapa en mi vida, aquella que separa el Colegio (o Instituto) de la Universidad. De la Uja que yo conocí a la que ella se va a encontrar dista un abismo, pues en diez años el Campus ha crecido, se ha transformado, se ha acondicionado a lo que la sociedad de este siglo exige. Tecnológicamente doy por hecho que es la mejor instalación con que contamos en la provincia porque sin duda, la Universidad de Jaén ha sido siempre un escenario puntero a nivel de tecnología y vanguardia.

   En más de una ocasión he oído y leído que debe ser la Universidad un motor de esta provincia. Ciertamente así lo es y para prueba no hay más que acudir al recibimiento anual de alumnos Erasmus para darse cuenta que difícilmente todos esos jóvenes llegados de cualquier punto de Europa hubieran puesto un pie en Jaén de no haber sido por la Universidad.

   Hago memoria y parece que oigo las máquinas trabajando en la obra de la nueva Politécnica, a espaldas del edificio B-4, mientras dábamos nuestras primeras clases de Derecho Constitucional. Ese edificio y algunos otros forman parte del  mapa actual de Las Lagunillas. Por entonces, algunos ni existían. Como tampoco los aparcamientos y accesos actuales. Durante dos años muchos éramos los que atravesábamos un carril lleno de matojos (una vez me saltó un conejo) para llegar a dar clase y ahora que las vías del tranvía están muertas de risa a su paso por la Universidad yo confieso que todos aquellos años me los pasé subiendo y bajando a pata, sin necesidad de autobús, ni bicicleta…porque nunca me hizo falta, sin vivir precisamente cerca de allí.

   No quisiera olvidar la labor de tres amigos al frente del Consejo de Estudiantes: Carletes Ruiz Cámara, Juanfra Pancorbo y Pilar Mena, que fue la primera chica en ocupar ese puesto.Y si ustedes me preguntan el mejor recuerdo que guardo de todos esos años,sin duda, haber formado parte de la Tuna, algo que muchos se pierden y doy fe que es lo mejor que tiene la Universidad.

Publicado hoy en el Diario Viva Jaén

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s