Justicia gratuita

El próximo 12 de julio se celebrará el día de la Justicia Gratuíta y el Turno de Oficio. La celebración es relativa pues de un tiempo a esta parte, o más bien, desde que Gallardón entró en la escena jurídica a través de un Ministerio, lejos de ser gratuita la Justicia tiene un precio. Y el Turno de Oficio más allá de celebrarlo el jueves, los abogados lo celebran cuando ven que se les ha ingresado lo que les corresponde por el trabajo desempeñado, meses más tarde, cuando casi se cree en el convencimiento de que se ha estado trabajando por amor al arte.

Las dichosas tasas judiciales están provocando que más de un ciudadano recule ante la duda de acudir a los tribunales, que si bien para algunos pueda ser un capricho puntual, para muchos es una imperiosa necesidad. Muchos abogados se ven calculadora en mano poniendo en situación al cliente sobre la cuantía a desembolsar previamente a pisar los juzgados, sucediendo que cada vez más esos mismos clientes se levantan agradeciendo la atención, y cabizbajos, como quien recibe una pésima noticia se marcha por el camino por el que ha llegado al despacho sabiendo que no se puede permitir encargar un asunto cuyo resultado a lo mejor pueda ser improbable, la espera interminable pero la necesidad, como antes decía, profundamente imperiosa. Un desastre.

Recientemente lo he vivido en primera persona. Un amigo que tuvo que apoquinar trescientos euros para recurrir una sanción de doscientos, y eso por citar lo mínimo. Imagínense cuando sea lo máximo. Una situación que se repite y aumenta. Una medida que se planteaba para descongestionar la carga que pesa sobre los juzgados y tapona la resolución de los asuntos, y que ha acabado provocando una enorme espiral que frena el derecho de acceso a la justicia del ciudadano.

En los pasillos de los juzgados,a la entrada de los mismos, en los foros jurídicos y congresos del ramo, no hay conversación en la que no surja el tema estrella que allá por los meses de otoño e invierno hizo que todos los profesionales del derecho se unieran en una misma dirección para protestar. Las medidas de protesta han continuado e incluso se han incrementado, hasta el punto que el Consejo de la Abogacía Española propone un formulario a rellenar por los clientes en el que se muestre la imposibilidad de hacer frente al pago de tasas, todo ello para demostrar la fuga de clientes que están padeciendo muchos despachos.

Por todo ello, insisto en afirmar que la celebración del día de la Justicia Gratuíta y el turno de oficio, mucho tiene de relativo. Quizás sea más que nada una oportunidad para animarse entre los profesionales a no caer en el desánimo ante la situación que se está viviendo y recordar que el abogado es un profesional al servicio de la sociedad.

Publicado hoy en el Diario Viva Jaén

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s