Por amor al arte

Creo que conozco tres o cuatro personas que han estudiado la licenciatura de Bellas Artes. Para eso hay que tener vocación y ese privilegio que sólo algunos poseen de ser unos fenómenos pincel en mano, pongamos por caso.

  De ese reducido grupo de conocidos míos uno sobresale y no es otro que Francisco Carrillo. Un ejemplo más de esos jiennenses jóvenes que esconden tras de sí un potencial enorme de talento. Reconocido y premiado en diferentes certámenes, ahora suma a su currículum el haber ganado el prestigioso Premio Cerezo Moreno.

  Encontrarse con él en mitad de la calle es sinónimo de aprovechar el tiempo. Porque te contagia sus ganas por hacer cosas por Jaén y porque siempre te pone sobre aviso ante cualquier actividad artística que debes apuntar en tu agenda. Apasionado de nuestra ciudad, la conoce como nadie y como cuenta con ese don especial de los artistas, lleva años plasmando imágenes de este Jaén en el que vivimos para deleite nuestro.

   Sumando el amor al arte y su pasión por Jaén, ha sido junto a varios amigos uno de los ideólogos del Círculo Ánimas, un colectivo que está trabajando por dotar a Jaén de una actividad cultural intensa y plural porque abarca todas las artes posibles sin excepción. Ahora sin ir más lejos han organizado un ciclo de conciertos en el Bar Dean durante el mes de noviembre y si de música hablamos queda para el recuerdo aquel concierto del pasado mes de junio en el que la Orquesta Ánimas se presentaba en sociedad en el Teatro Darymelia.

   Y no se lo pierdan, a modo de comando él y los suyos son capaces de echarse a recorrer las calles del casco antiguo de Jaén, cámara en ristre, a testimoniar la dejadez que impera en ciertos rincones de la ciudad y llamar la atención de los jiennenses para que se empiece a echar un poquito de formalidad, todo ello con el objetivo de aportar un granito de arena a ese objetivo que aún no llega de conseguir que nuestra Catedral sea declarada Patrimonio de la Humanidad por obra y gracia de la UNESCO.

   Celebro el Premio que ahora recibe. Por lo que para él significa y por lo que supone para quien es su apoyo vital, su mujer María Luisa Fontecha, amiga periodista que también vive y siente esta ciudad como pocos. Ambos son ejemplo de jóvenes jiennenses comprometidos con Jaén. Con ganas y con talento suficiente para hacer crecer nuestra tierra. Solamente hace falta que les den sitio para desarrollar sus cualidades. Enhorabuena.

Publicado hoy en el Diario Viva Jaén

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s