La primera, la última, la única

Una vez arrastrado el último de Román Sorando con la noche ya cerrada el pasado jueves día 18 en la retina de quienes allí estuvimos se nos quedó grabada la imagen de Juan José Padilla portado a hombros por sus compañeros de terna, escoltado por la Escuela Taurina local al completo y aclamado por una afición que se volcó con quien ha firmado una temporada heroíca. Nadie podía imaginar que el jerezano volviera a vestirse de luces y completar el año taurino ininterrumpidamente desde Olivenza por marzo hasta Jaén en octubre.

Padilla hizo un esfuerzo por venir al Coso de La Alameda y formar parte de la terna de la primera y a la vez última corrida de la temporada en esta ciudad. En definitiva, la única corrida de toros que se ha anunciado en Jaén a lo largo de un año. Del por qué de la situación a la que se ha llegado, salvando in extremis la Feria de San Lucas en lo que a lo taurino se refiere mucho se ha escrito y se ha hablado.

Lo que lamento, lo que me duele, es el pase por alto que se le ha dado a la efeméride del cincuentenario de la plaza de toros. Se ha perdido una excelente oportunidad para reivindicar y engrandecer nuestro pasado, presente y futuro taurino. Ha faltado o ha fallado algo de sensibilidad a la hora de darle importancia a un acontecimiento que no todos los años se repite. Con un mínimo de imaginación, con un poco de sencillez, algo se hubiera podido hacer. Pero no, aquí no pasó nada, bastante fue que tuvimos dos festejos dentro de una feria minúscula y afortunadamente el público medianamente respondió. En torno a seis mil almas cada uno de esos dos días. A excepción del fútbol, ningún espectáculo registra hoy día un aforo así en nuestra ciudad.

Y hablando de falta de sensibilidad, uno se lamenta también que el toque de clarines propio de Jaén haya vuelto a perderse en el despeje de plaza por mucho que desde el Círculo Taurino de Jaén se haya batallado por recuperarlo. Consecuencia, nuevamente, de un suma y sigue de torpezas.

Ahora es el momento de ponerse a trabajar para alcanzar una estabilidad que taurinamente Jaén no tiene. Luego, podrá ser tarde. Quedan meses hasta llegar la fecha del Domingo de Ramos y entonces sí, los jiennenses volvamos a los toros como siempre fue. Como debe ser y todos esperamos, porque hay afición a los toros en esta ciudad hay y mucha, otra cosa es que no haya dinero para ir a los toros y sobre todo que aquí los aficionados estén achicharrados por todo lo que han tenido que soportar en los últimos años.

Publicado hoy en el Diario Viva Jaén

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s